PsicologíaSalud Mental

Si la desnudez propia o ajena te incomoda puede tratarse de una fobia

Se llama gimnofobia y es el miedo injustificado e irracional a mostrar el cuerpo o compararlo con el de los demás
 

Las personas que padecen gimnofobia se obsesionan con su apariencia y se ponen nerviosas si tienen que exhibir sus cuerpos a los demás. Tienen dificultades para llevar una sana vida sexual, ir a la playa o, incluso, visitar al médico. También suelen rechazar la imagen se sí mismos que ven a solas frente a un espejo.

Se trata de una de las fobias más extrañas.

Es el miedo a la desnudez tanto propia como ajena. Está estrechamente asociada a la comparación que estas personas hacen de sus propios cuerpos con el de quienes las rodean y el que idealizan en sus mentes.

El temor irracional que experimentan los gimnofóbicos constituye una patología y supone una limitación. No se trata del pudor habitual que sienten algunas personas al tener que mostrar su cuerpo. Este problema les impide disfrutar de la intimidad con la pareja pero también de actividades de la vida cotidiana.

Se tiende a pensar que esta fobia proviene de un trauma. Pero en realidad la gimnofobia es causada por esquemas cognitivos erróneos, por ejemplo, por la excesiva tendencia a compararse con otros o a emociones poco adaptativas, como la necesidad compulsiva de satisfacer las expectativas ajenas para sentirse querido. Esto lleva a una excesiva autocrítica que impide aceptar el propio cuerpo.

En muchos casos, de hecho, este problema deriva en trastornos dismórficos corporales en los que la persona se obsesiona con alguna parte de su anatomía y puede llegar a tergiversar completamente la realidad física. El tratamiento más eficaz es la psicoterapia. Una mezcla entre técnicas de relajación y desensibilización sistemática o acercamiento progresivo a los estímulos temidos.

Pero no les ocurre sólo con el tamaño del pene o de los senos, también con el de las piernas, la vagina y otras partes del cuerpo. Además, quienes padecen este tipo de fobia, al enfrentarse a una situación que los obliga a estar desnudos tienen síntomas fisiológicos como taquicardia y dificultades para respirar.

Tratamiento

La gimnofobia debe ser tratada con psicoterapia y algún otro tipo de herramientas que ayuden a que el fóbico cambie su forma de pensar de sí mismo y pueda vencer el miedo a su desnudez.

La desensibilización sistemática sería la acción terapéutica más acertada, es decir, acercar de manera progresiva al paciente al objeto que le causa la fobia. Es importante que la persona conozca y entienda lo que le está pasando para que aprenda a bajar los niveles de ansiedad.

También es necesario que aprenda a valorar el defecto que cree tener, ese algo que percibe de manera distorsionada y que las consecuencias por las que teme anticipadamente no tienen porque ser las que él cree. Los especialistas recomiendan empezar por lo que llaman la exposición jerarquizada, es decir, por lo que al paciente le cause menos temor.

Artículo anterior

La soda no es tan saludable como se cree

Artículo siguiente

5 remedios para calmar las alergias por picaduras

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *