PsicologíaSalud Mental

¿MIEDO A SER OLVIDADO?

¿Sabías que existe una fobia a no ser considerado? En inglés se le llama FOMO (Fear of Missing Out) al temor a quedar fuera de la acción, a ser olvidado y en español Atazagorafobia
 

Esta fobia se refleja en la ansiedad por poseer lo último en tecnología, de ir a los lugares que muestran las fotos que nuestros amigos suben a las redes sociales y hasta de estar a la altura de los famosos que suben a las redes fotos de sus autos, de sus lugares preferidos y sus viajes para no quedarse por fuera, para poder competir con lo que la gente tiene a su alrededor.

Esta fobia no es juego, puede causar sentimientos de ira, depresión y sensación de aislamiento. Al igual que con otras fobias, las técnicas de desensibilización, hipnosis y la Programación Neuro-lingüística (PNL) han demostrado ser muy eficaces. La primera se trata de exponer al paciente a imágenes psicológicas de olvido y ayudarle a hacerles frente y la segunda se refiere a enseñarle al paciente a cambiarse a sí mismo y cambiar a otros a través de la aceptación de que todo está en nuestra mente y de que es posible cambiarlo.

Si usted es de los que vive aparentando lo que no es y angustiándose porque no logra estar al nivel de otros sepa que tenemos que aprender a ser lo que somos y a vivir con lo que tenemos. Si usted tiene un IPhone 5 y le funciona, ¿por qué necesita tener el 6? Las cosas importantes no se ven. Lo más importante, lo esencial, es invisible a los ojos. Tenemos que ser seres auténticos y ocuparnos de las cosas importantes.

Cuando le das tanto valor a las cosas externas cuando llegues a viejo, ¿qué te quedará? La belleza y la juventud pasan y el dinero va y viene.

Artículo anterior

¿QUITARSE EL VELLO PÚBICO ES BUENO O MALO PARA LA SALUD?

Artículo siguiente

LO QUE LA MENTA PUEDE HACER POR TU SALUD

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *