PsicologíaSalud Mental

¿EL DINERO PRODUCE FELICIDAD?

A medida que aumenta el ingreso anual, también se incrementa la sensación de felicidad… pero sólo hasta los 75 mil dólares anuales
 

Tras ese límite, no hay un aumento aparente en la felicidad de las personas encuestadas. Según esta información del Banco Mundial

¿Hay cosas que dan más felicidad que el dinero?
Sí. De partida, el sexo. Oh, sí, queridos y queridas lectoras, el sexo nos hace mucho más felices que el dinero, y si nos ponen a elegir, en general vamos a escoger el sexo, ñaca, ñaca. Al menos eso indica por ejemplo, esta investigación, que estudió a 25 mil personas por 23 años.

En uno de las secciones del estudio, se encontró que la diferencia entre la felicidad de quienes tenían sexo menos de una vez al mes, y quienes tenían sexo una vez a la semana, era mucho mayor que la diferencia en felicidad, entre quienes ganan 15-20 mil dólares anuales, y quienes ganaban de 50 a 75 mil dólares al año. En otras palabras, quienes tenían más sexo, eran más felices que quienes recibían más dinero. Pero sólo hasta cierto punto. Pues también encontraron que llegando a la frecuencia de una vez a la semana,tener más sexo no aumentaba de forma significativa la satisfacción general de los encuestados.

Lo que pasa, es que a final de cuentas (y como se indica en este artículo), lo que más incide en la felicidad general de las personas, es la relación con nuestra familia, nuestros amigos y nuestras parejas. Así que si bien el dinero o el sexo pueden influir en nuestra percepción de la felicidad,no son en absoluto los elementos definitivos al momento de sentirnos felices.

Una reflexión final
Si bien no es necesario un estudio para darnos cuenta que hay aspectos no relacionados con el dinero, y que embellecen mucho nuestra vida (por ejemplo, el amor genuino, el reconocimiento, etc.), este tipo de estudios nos hace considerar el valor que damos a lo monetario.

En el fondo, lo que nos dice es que tras resolver el problema de nuestra subsistencia física (siguiendo un poco la clásica pirámide de las necesidades de Maslow), podemos empezar a valorar otras facetas, una vez garantizado el sustento material. En ese sentido, considero que no son totalmente ciertos ni el mito de la riqueza como felicidad, ni tampoco el mito de la pobreza como felicidad o virtud. Pensemos en que muchas veces cuando tuvimos poco dinero, no fuimos tan “felices” como supondría ese segundo mito: por ejemplo, hay muchas personas cuya época estudiantil fue no solo pobre, sino también desgraciada.

En otras palabras, no parece conveniente idealizar las situaciones, ya sea el tener mucho o poco dinero, pues al final todo depende de lo que valoremos como deseable, de la satisfacción que tengamos respecto a quienes nos rodean, y naturalmente de lo satisfechos que nos sintamos con nosotros mismos. O sea: ¿qué nos llena como individuos?

Si nos aferramos a cosas que son por naturaleza transitorias, como la opinión o el reconocimiento de los demás, los objetos que nos rodean, o incluso nuestro propio cuerpo, es como dispararnos solitos en el pie. Porque resulta obvio que si son cosas pasajeras, se van a ir. Es casi como “sufrir por deporte”, aunque estoy plenamente consciente que muchas veces uno no ve eso tan claro a primera vista. En definitiva, se considera que uno tendría que cultivar facetas más permanentes y esenciales, como por ejemplo las relaciones afectivas, el tener experiencias profundas y emotivas, e incluso el aspecto espiritual

Artículo anterior

¿EN QUE SE BASA LA AROMATERAPIA EGIPCIA?

Artículo siguiente

10 CONSEJOS PARA CUIDAR LAS RODILLAS

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *