PsicologíaSalud Mental

APRENDER A AUTOVALORARSE

Para llevar una vida sana y feliz, necesitamos en primer lugar querernos a nosotros mismos
 

Es imposible disfrutar de las cosas si no existe una autovaloración positiva ¿Te gustaría conocer pautas para aprender a quererte más? A continuación te proponemos algunas formas.

Una visión realista del mundo
La primera propuesta consiste en desarrollar una visión realista del mundo y de tu lugar en él. Para tener un pensamiento realista positivo puedes apoyarte en:

– Darte cuenta de tu propio valor: recuerda que eres única y especial. Nadie puede pensar y actuar como tú. Haz un recorrido de tu papel y desempeño en tu familia, trabajo, relación con amigos, en tu vivienda, lo que aportas a cada uno de estos factores. Recuerda que sin ti nada sería del mismo modo.

– Acepta que no eres responsable de las emociones de los demás: las reacciones que los otros tienen hacia sí y su entorno es el resultado de sus creencias e interpretaciones. Tú sólo eres responsable de tus actos y sentimientos.

– Busca hechos más que opiniones: no importa quién tiene razón sino lo real. Intenta obtener suficiente información acerca de ti, de los problemas, de otras personas y de las situaciones que te rodean. Tómate tiempo para pensar en ello desde tu punto de vista. No aceptes sin más los pensamientos y creencias de los otros.

– Acepta tus debilidades y errores: diferencia entre tu “yo” y “tus errores”. Hay una diferencia entre tu comportamiento y tu persona. Aprende a reírte de tus errores y tonterías. El humor es una forma de naturalizar y desdramatizar la vida.

Aprender a no compararte con los demás

La segunda manera de autovalorarte es aprender a no compararte con los demás. A menudo nos sentimos desdichados y de segundo orden porque nos comparamos con otros. Solemos acrecentar las virtudes de las otras personas y por tanto menospreciar las nuestras.
Una frase sana sería “ no soy inferior. No soy superior. Simplemente soy yo”. Tu eres único y debido a tu singularidad es imposible que hagas algo exactamente igual que otro, por tanto no te tortures. Sólo puedes hacer las cosas en tu estilo propio y poniendo lo mejor de tu capacidad. No obstante, si otro no aprecia suficientemente tu valor, es su problema.

Procura pensar un mayor número de cosas positivas

La repetición continuada de una idea, tiende a formar parte de tu sistema de creencias. Ésta es la forma más común en que se adquieren las creencias negativas. Al pensar en alguna crítica que te hayan hecho, has podido llegar a exagerarla hasta proporciones exageradas, y repitiéndola una y otra vez, la has podido convertir en una parte de tu realidad. Esto acaba por disminuir tu autoestima y hace que termines perdiendo oportunidades valiosas de crecer y disfrutar.
Dos trucos son: recuerda tus puntos fuertes con regularidad e intenta mirarte al espejo para decirte cosas positivas a menudo (puedes hacerlo mientras realizas alguna actividad cotidiana como maquillarte o peinarte).

Tratar muy bien a las personas que te rodean

La cuarta forma de autoestima es tratar muy bien a las personas que te rodean. Para ello, puedes hacerles cumplidos. Regalar piropos a los demás, es otra forma de elevar tu autoestima, ¿cómo funciona? Cuando les dices cosas positivas, los otros se sienten mejor consigo mismos y por tanto te tratarán agradablemente.
Tener buenas relaciones interpersonales te servirá para que te den apoyo incondicional y además te ahorrará problemas.

Limita el número de compromisos que contraes
Si eres de las personas que tienen una elevada necesidad de aprobación, probablemente digas sí a todas las peticiones que te hacen. Así, o bien no puedes cumplir todas, o bien sacrificas tus propias necesidades. Esto puede hacerte sentir incapaz y puede disminuir tu autovaloración.
Si sueles comprometerte en exceso, limita el número de compromisos que asumes. Comprométete sólo si estás segura de que: estás en condiciones de cumplir, estás dispuesta a hacer el esfuerzo para cumplir y si realmente quieres cumplir.

La ultima propuesta es usar tu imaginación de modo positivo
La repetición frecuente de experiencias positivas hará que te sientas de este modo. Está comprobado que una diferencia entre las personas con baja autoestima y las que la tienen alta, es el tipo de recuerdos que usan. Las de baja autoestima se detienen en experiencias negativas y fracasos, mientras que las de alta autoestima dedican tiempo a recordar y disfrutar de recuerdos positivos. Párate a pensar en todas aquellas situaciones vividas tan agradables.

Artículo anterior

CÓMO CUIDARSE DEL SOL Y DISFRUTARLO SIN RIESGOS

Artículo siguiente

DORMIR POCO DEBILITA EL SISTEMA INMUNE Y NOS ESTRESA

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.