IntegrativaReiki

REIKI PARA BEBES Y NIÑOS

Reiki favorece su energía lumínica, los alimenta, los resguarda y sobre todo, les deja una comunicación fluida y incesante con su madre
 

Merced a su inocencia, los pequeños están libres de los prejuicios que tanto anudan a la mayor parte de los adultos.

De esta manera la energía Reiki fluye hacia ellos sin obstáculos, naturalmente, sin los bloqueos ocasionados por miedos o bien convicciones recias de cualquier clase.

Muchos progenitores recurren a un tratamiento de Reiki para sus hijos cuando tienen inconvenientes de hiperactividad, poquedad, pesadillas, insomnio, depresión ó por el hecho de que han atravesado por situaciones familiares que les generan sofocación, como la separación de sus progenitores, por servirnos de un ejemplo.

Reiki asimismo ayuda a los pequeños que son muy apacibles a ser más receptivos, pues esta energía aguza los sentidos y consigue que la persona tenga una percepción diferente de la vida. Por si fuera poco, es realmente útil para los pequeños que tienen contrariedades para concentrarse.

Tratándose de bebés o bien de pequeños de corta edad es preciso amoldar las sesiones conforme a su capacidad para quedarse quietos mientras que se les imponen las manos.

Es mejor que estén dormidos, a fin que estén más relajados.

En el caso de los bebés apreciarán mucha mejora los que padezcan cólico del lactante, comienzo de dentadura, otitis, trastornos de sueño, etcétera

Las sesiones de Reiki para pequeños tienen una duración de veinte minutos más o menos en tanto que no son capaces de soportar más tiempo en una camilla.

8th-Grade-Writing-Prompts-590x200
Artículo anterior

TICS NERVIOSOS: ¿POR QUÉ APARECEN? ¿CÓMO TRATARLOS?

5-pasos-para-un-delineado-de-ojos-perfecto-590x200
Artículo siguiente

9 claves para maquillarse cuidando la salud ocular

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *