Actitudes que SananIntegrativa

PASOS PARA TRABAJAR LA PAZ INTERIOR

La paz interior es uno de los anhelos más profundos del ser humano. Es esa sensación de tranquilidad y satisfacción con uno mismo y con todo lo que nos rodea
 

Señalan que la paz interior no es algo que se encuentre en algún punto del camino, sino que es una decisión personal, algo que se puede construir conscientemente asumiendo aquellos comportamientos que nos dan serenidad.

Existen cuatro pequeñas recomendaciones que espero puedan ayudarte a lograr y mantener esa valiosa paz mental:

Rodéate y comparte con amistades positivas: La energía, tanto positiva como negativa, es contagiosa. Si te rodeas de personas tóxicas o “nube gris”, independientemente de tu estado, terminarás absorbiendo esa energía e imitando su conducta. Por tanto, asegúrate de cuidar tu paz interior escogiendo con cuidado las personas de las que te rodeas, y comparte con las positivas, las que te aporten optimismo y alegría de vivir.

Sé más agradecida: Muchas veces no logramos alcanzar un estado de paz mental porque nos enfocamos demasiado en nuestras carencias, defectos o en lo que nos falta para ser felices. Si le diéramos la vuelta y nos concentráramos en las cosas buenas que tenemos, y practicáramos el agradecimiento diario y constante, entonces sería más fácil sentirnos plenos y satisfechos. El agradecimiento es una práctica muy bonita y beneficiosa en muchos aspectos, incluso ayuda a mejorar tu salud física. Toma unos minutos diarios para agradecer todo lo bueno en tu vida, así aprenderás a valorarlo más.

Lee libros de inspiración y motivación: Son recursos maravillosos para encontrar inspiración en los momentos en los que más lo necesitamos. A veces una sencilla frase o párrafo nos puede dar la explicación que necesitábamos y que no habíamos podido encontrar por nosotros mismos. Abre tu mente y busca los recursos que necesites para encontrar la paz y mantenerte motivada.

Enfócate en los beneficios que traerá a tu vida esta nueva actitud: A veces creemos que tenemos que cambiar todo en nuestra vida para conseguir esa anhelada serenidad, pero todo lo que se necesita realmente es un cambio de actitud. A menudo no podemos controlar los hechos ni las circunstancias externas, sino nuestra manera de verlos, nuestra perspectiva. Si te enfocas en los beneficios de esta nueva actitud, te será más fácil asumirla, mantenerla e incorporarla de forma natural a tu personalidad.

Artículo anterior

Cómo hacerte tu propio spa de relax y belleza en casa

Artículo siguiente

¿CÓMO SE ENTRENA LA HIPERTROFIA MUSCULAR?

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.