Actitudes que SananIntegrativa

Las cinco rutinas que nos harán vivir una década más

Gracias a ellos podemos ser una década más longevos
 

La magia del número cinco. Porque aunque resulte muy obvio, existen cinco hábitos diarios que realmente nos acercan a la longevidad, para que podamos abrazarla como un regalo.

Sabemos que adoptar un estilo de vida saludable durante la edad adulta repercute en nuestra calidad de vida. De sobra es bien sabido que hábitos como el ejercicio, la dieta, no beber demasiado alcohol, no fumar o mantenernos en un peso constante son hábitos muy saludables…Sin embargo, no solo mantener estas rutinas en el tiempo repercuten para bien en nuestra salud, sino que mantenerse firme en ellas e integrarlas de forma constante en nuestro día a día, podría alargarnos la vida, incluso, hasta diez años.

1. Hacer ejercicio

Lo hemos escuchado hasta la saciedad, pero lo cierto es que muchos no encuentran el tiempo, las ganas, la motivación o, incluso, el tipo de ejercicio que más le convendría o que le llena para llegar a ser constante. Lo bueno de estos nuevos datos es que no se requiere un gran esfuerzo.

Caminar enérgicamente durante 30 minutos al día sería suficiente, y ni tan si quiera se requeriría apuntarse a un gimnasio

2. No beber alcohol en exceso

Nos encontramos frente a un clásico. Existen multitud de estudios que ratifican la idea de que el alcohol no es bueno para la salud, a pesar de que otros muchos expertos aseguren que sean saludables ciertas bebidas a ciertas horas.

Aquellos que siguieron estos hábitos fueron en un 82 por ciento menos propensos a a morir de enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares, y obtuvieron en un 65 por ciento menos probabilidades de morir de cáncer.

El consumo moderado de alcohol significaría no tomar más de una bebida alcohólica al día para las mujeres, y no más de dos por día para los hombres

3. Seguir una dieta

Las personas que se adhirieron a los cinco hábitos saludables tuvieron un 74 por ciento menos probabilidades de morir durante el período de estudio, en comparación con aquellos que no mantuvieron ninguno de esos hábitos.

No se pueden concretar descripciones precisas de cómo pueden ser las dietas saludables, ya que depende de cada individuo, aunque sí especifica que el comer verduras, frutas, granos integrales, legumbres, pescado, carne de ave, y grasas “buenas” de fuentes como el aceite de oliva y las nueces dan muchos puntos, al igual que minimizar el agregado de azúcar, la carne roja y el sodio.

4. Mantener el peso

En íntima relación con lo anterior, mantenerse en un peso saludable depende del equilibrio entre la “energía dentro” y “energía fuera” del cuerpo, es decir, sobre las calorías que se obtienen de los alimentos y bebidas que se consumen y cómo y en qué medida equilibran nuestro peso.

Se debe de controlar el peso una vez a la semana para saber si se equilibran estas calorías, o si por el contrario, se debe estar más activo.

5. No fumar

Este es, sin duda, uno de los hábitos más evidentes. En este caso, el tabaco lejos de proporcionar algún beneficio, lo único que aporta son deterioros y decadencias para nuestra salud. Empezando por el Instituto Nacional de Cáncer, (NCI), y pasado por todas las autoridades sanitarias, el hecho de no fumar supone un gran paso hacia la longevidad.

Artículo anterior

Todo lo que no debes hacer cuando alguien sufre depresión

Artículo siguiente

La importancia de la postura para evitar lesiones

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.