Actitudes que SananIntegrativa

EL PODER DE LA AMISTAD

Uno de los sentimientos más altruistas y sinceros que pueden existir
 

“Los amigos se necesitan en la prosperidad y en el infortunio, puesto que el desgraciado necesita bienhechores, y el afortunado personas a quienes hacer bien. Es absurdo hacer al hombre dichoso solitario, porque nadie querría poseer todas las cosas a condición de estar sólo. Por tanto, el hombre feliz necesita amigos”, decía Aristóteles

En el mundo greco-romano la amistad constituía un gran valor y uno de los sentimientos más honorables y auténticos que se podían experimentar. Actualmente, en nuestro mundo acelerado y materialista, la amistad no siempre se tiene en tan alta estima. Está más de moda el “intercambio” o el quid pro quo que la generosidad que requiere la amistad. Por otra parte, hacer un amigo requiere tiempo y dedicación, la amistad se lleva mal con las prisas y crece mal en un mundo competitivo e individualista, porque el amigo de verdad desea el bien del otro con desinterés y serenidad. Es decir: la amistad es uno de los sentimientos más altruistas y sinceros que pueden existir.

Así cuando la amistad florece ésta constituye uno de los grandes antídotos que existen contra la soledad existencial a la que tan a menudo nos vemos abocados como seres humanos que somos. Al lado de un amigo uno no se acuerda del sabor que tiene la soledad y, si éste resurge, no sabe amargo. A medida que me hago mayor el encuentro con un amigo/a, un amigo auténtico, aquel con el que puedes hablar de lo más trivial y anecdótico y al instante siguiente abrirte sin tapujos -y con más franqueza si cabe de la que puedes tener contigo misma- es una de las cosas que más placer me produce.

Combatir la soledad inherente al ser humano y a la existencia misma -paliarla al menos-, es la necesidad que ponemos más empeño en satisfacer una vez hemos dejado de padecer hambre o sueño. El amor es otro de los grandes bálsamos que se pueden encontrar en este sentido, pero la amistad -en realidad una forma de amor- es una alternativa más fácil, gratificante y segura: puede ser tan satisfactoria como el amor y resulta mucho menos dolorosa y arriesgada. La amistad implica menos sufrimiento porque, a diferencia del amor, no entraña una dependencia. Nos separamos de nuestros amigos sin dolor. Cuando estamos con ellos no nos preocupa el futuro de nuestra amistad, algo que es motivo de angustia en una relación de pareja, sino que nos dedicamos simplemente a disfrutar del momento presente. “La amistad tiene horror del sufrimiento y cuando puede lo evita”, escribe Francesco Alberoni.

También se dice que “cada uno muestra lo que es en los amigos que tiene”. “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry es una meditación sobre la soledad del hombre y en ella el autor defiende la amistad como el único elixir capaz de enriquecer la vida humana. Cuando el zorro encuentra al principito en su planeta le dice: “Domestícame”. -Ven a jugar conmigo – le pide el principito-. ¡Estoy tan triste! -No puedo jugar contigo le contesta el zorro. No estoy domesticado.

Cuando nuestro pequeño protagonista le pregunta: “¿Qué significa domesticar?” El zorro lo tiene claro: “Es algo demasiado olvidado, significa crear lazos. Para mí, tú no eres más que un niño parecido a cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. Para ti no soy más que un zorro parecido a cien mil zorros. Pero si me domesticas, nos necesitaremos el uno al otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo. Si me domesticas, mi vida se bañará de sol”.

Y es que un amigo nos libera, nos permite salir de la jaula de nuestra mente y compartir nuestro mundo con el mundo de otra persona enriqueciéndonos. Efectivamente, la experiencia del amigo nos permite descubrir cómo somos, ver qué diferencias tenemos con los demás, nos permite comprender otras formas y estilos de afrontar la vida. Tener amigos sigue siendo una buena medida de lo que somos como seres humanos.

Algunos psiquiatras afirman que muchas de las patologías que se dan en la actualidad se derivan de nuestra forma actual de vivir, que dificulta la creación de vínculos auténticos con los que nos rodean. El progreso tecnológico que facilita más que nunca la comunicación entre las personas no asegura la calidad de esta comunicación ni posibilita la intimidad que requiere una relación de amistad.

Los amigos son también un punto de referencia de un tiempo y una identidad perdidas. A través de un amigo es cuando recordamos aquel trabajo perdido, aquella niñez idílica o los momentos de cuando éramos estudiantes. En este sentido los amigos constituyen también un elemento mágico porque son capaces de retener el pasado y traerlo al presente. Son un valioso testimonio del paso del tiempo.

Cómo debe ser un amigo

Estos son algunos de los principios que definían la Amistad auténtica en el mundo greco-romano.

· En la amistad no debe haber mucha distancia entro lo ideal y lo real.

· En la amistad no se puede proclamar una cosa y hacer otra.

· En la amistad se respetan los pactos y se gana la confianza.

· Un amigo debe ser leal, sincero y transparente.

· El amigo debe desear el bien del amigo, no en palabras sino en hechos.

· El amigo debe estar presente en el momento necesario.

· En la amistad no se puede engañar, no se puede hacer el mal ni siquiera una vez.

· En la amistad hay que saber descubrir la virtud del otro y valorarla.

· La amistad debe ser siempre fresca, ligera hasta cuando es heroica.

· La amistad no exige darlo todo, mentir ante un tribunal. No castiga, no amenaza, no hace chantaje.

· La necesidad de exclusividad es incompatible con la amistad porque la amistad es abierta, libre, serena.

Artículo anterior

LA ADICCIÓN AL JUEGO ES UNA ENFERMEDAD

Artículo siguiente

CONSEJOS PARA TRATAR LOS DOLORES MENSTRUALES

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.