EspecialidadesNeurología

¿QUÉ ES UN ACCIDENTE CEREBROVASCULAR?

Nuestro cerebro es uno de los órganos más afectados por el estilo de vida que algunos tenemos y no mejoramos
 

Un accidente cerebrovascular sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene. Algunas veces, se denomina “ataque cerebral”.

Si el flujo sanguíneo se detiene por más de pocos segundos, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno. Las células cerebrales pueden morir, lo que causa daño permanente.

¿Cuáles son sus causas?

Hay dos tipos principales de accidente cerebrovascular:

Accidente cerebrovascular isquémico
Accidente cerebrovascular hemorrágico

El accidente cerebrovascular isquémico ocurre cuando un vaso sanguíneo que irriga sangre al cerebro resulta bloqueado por un coágulo de sangre. Esto puede suceder de dos maneras:

Se puede formar un coágulo en una arteria que ya está muy estrecha. Esto se denominaaccidente cerebrovascular trombótico.

Un coágulo se puede desprender de otro lugar de los vasos sanguíneos del cerebro, o de alguna parte en el cuerpo, y trasladarse hasta el cerebro. Esto se denomina embolia cerebral o accidente cerebrovascular embólico.
Los accidentes cerebrovasculares isquémicos también pueden ser causados por una sustancia pegajosa llamada placa que puede taponar las arterias.

Un accidente cerebrovascular hemorrágico ocurre cuando un vaso sanguíneo de una parte del cerebro se debilita y se rompe. Esto provoca que la sangre se escape hacia el cerebro. Algunas personas tienen defectos en los vasos sanguíneos del cerebro que hacen que esto sea más probable.

Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos también pueden ocurrir cuando alguien está tomando anticoagulantes. La presión arterial muy alta puede hacer que los vasos sanguíneos se revienten, ocasionando un accidente cerebrovascular hemorrágico.

Un accidente cerebrovascular isquémico puede presentar sangrado y convertirse en un accidente cerebrovascular hemorrágico.

La presión arterial alta es el principal factor de riesgo para los accidentes cerebrovasculares.

Otros factores de riesgo importantes son:

1. Frecuencia cardíaca irregular, llamada fibrilación auricular

2. Diabetes

3. Antecedentes familiares de la enfermedad

4. Colesterol alto

5. Aumento de la edad, especialmente después de los 55 años

6. Origen étnico (las personas de raza negra son más propensas a morir de un accidente cerebrovascular).

El riesgo de accidente cerebrovascular es también mayor en

Personas que tienen cardiopatía o mala circulación en las piernas causada por estrechamiento de las arterias.

Personas que tienen hábitos de un estilo de vida malsano tales como el tabaquismo, una dieta rica en grasa y falta de ejercicio.

Mujeres que toman píldoras anticonceptivas (especialmente las que fuman y son mayores de 35 años).

Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo durante el embarazo.

Mujeres que toman terapia de reemplazo hormonal.

Algunas señales de alerta o síntomas…

Los síntomas de un accidente cerebrovascular dependen de qué parte del cerebro esté dañada. En algunos casos, es posible que una persona no se dé cuenta de que ha tenido un accidente cerebrovascular.

Si el accidente cerebrovascular es causado por sangrado en el cerebro, se puede presentar un dolor de cabeza. El dolor de cabeza:

Comienza repentinamente y puede ser intenso
Puede empeorar al acostarse bocarriba
Lo despierta si está dormido
Empeora cuando se cambia de posición o cuando se agacha, hace esfuerzo o tose
Otros síntomas dependen de la gravedad del accidente cerebrovascular y de la parte del cerebro afectada. Los síntomas pueden incluir:

Cambio en la lucidez mental (incluso, somnolencia, pérdida del conocimiento y coma)
Cambios en la audición o en el sentido del gusto
Cambios que afectan el tacto y la capacidad de sentir dolor, presión o temperaturas diferentes
Confusión o pérdida de memoria
Dificultad para deglutir
Dificultad para leer o escribir
Mareos o sensación anormal de movimiento (vértigo)
Problemas con la vista, como disminución de la visión, visión doble o ceguera total
Falta de control de esfínteres
Pérdida del equilibrio o coordinación, o problemas para caminar
Debilidad muscular en la cara, el brazo o la pierna (por lo regular solo en un lado)
Entumecimiento u hormigueo en un lado del cuerpo
Cambios emocionales, de personalidad o de estado de ánimo
Problemas para hablar o entender a otros que estén hablando

Artículo anterior

¿POR QUÉ NOS CUESTA HACER EJERCICIO? 3 TRUCOS QUE TE HARÁN LEVANTARTE DE ESE SOFÁ

Artículo siguiente

NIÑOS OBESOS, PROBABLES ADULTOS OBESOS

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.