EspecialidadesNutrición

MANTÉN EL COLESTEROL EN BALANCE

Hay que cuidar que el colesterol bueno sea mayor que el denominado malo
 

El colesterol es una sustancia parecida a la grasa que se encuentra en todas las células del cuerpo y que el cuerpo necesita para producir hormonas, vitamina D y sustancias que le ayuden a digerir los alimentos.

El cuerpo produce todo el colesterol que necesita, pero nosotros también le entregamos más a través de los alimentos, sobre todo de origen animal.

El colesterol es necesario, sin embargo, son los niveles altos los que hacen que se deposite en las paredes de las arterias y que se produzca aterosclerosis, o que se deposite en las arterias del cerebro, los riñones, el corazón o las piernas.

El colesterol no puede ser más de 200 mg/dl, sin embargo, es importante que ese total se divida en colesterol bueno y malo. El malo es el que se deposita en las paredes de las arterias, dependiendo en la que se deposita son los síntomas que va a dar. Hay que evitar que se deposite, cuidando la alimentación. Si una arteria llega a taparse, puede llegar a un infarto al corazón o cerebral.

Empieza en la infancia, cuando comen comida chatarra, grasas de origen animal, pero en la vida adulta empieza a manifestarse. Hay que fijarse en qué les mandan a los niños para comer y no premiarlos con hamburguesas, por ejemplo

El llamado colesterol bueno (HDL) tomar el colesterol malo (LDL) y lo bota, mientras el malo se deposita, por lo que hay que mantener el LDL lo más bajo posible.

¿Cuándo comenzar a controlarse?

El control depende de los antecedentes familiares. Si tienen problemas al corazón o cerebrales hay que comenzar lo antes posible, al menos desde los 20 años. Dependiendo como sea, se puede seguir cada 5 años. A los 50 años por lo menos hay que controlar cada 2 años

Con respecto a la alimentación, no se trata de eliminar todas las grasas, sino que preferir las grasas de mejor calidad, como las vegetales, que están en la palta, las nueces, almendras y el maní, por ejemplo, que tienen ácidos grasos esenciales. Hay que limitar las grasas de origen terrestre, como leches y quesos.

Artículo anterior

EPICONDILITIS NO SÓLO AFECTA A LOS TENISTAS

Artículo siguiente

ATAQUES DE VESÍCULA

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.