EspecialidadesGinecología

LA PRUEBA DE PAPANICOLAU

Las mujeres que tienen una vida sexual activa deben acercarse a su ginecólogo para realizarse la prueba y descartar cualquier anormalidad en el organismo
 

La prueba de Papanicolau es la prueba para detectar tempranamente alteraciones del cuello uterino. Si no se tratan más adelante podrían convertirse en cáncer. Es también la prueba más sencilla y económica para prevenirlo. El cáncer cervical puede ser mortal si no se trata a tiempo y la única manera de determinar la presencia de este es a través del papanicolau.

Si consideramos que 33 mil mujeres mueren cada año, según la Organización Panamericana de la Salud –OPS- en America Latina y el Caribe a causa del cáncer del cuello uterino, vamos a comprender la importancia real de esta prueba.

Es algo fácil de realizar. Solo se extrae una muestra de las células del cuello uterino mediante un raspado y se envían al patólogo para su análisis. No tarda más de 10 minutos y se obtiene el gran beneficio de la prevención.

Debe ser realizada a todas las mujeres que ya iniciaron su vida sexual, sin importar la edad, y repetirse cada año si los resultados son normales, de lo contrario dependerá del consejo médico y la severidad de la anormalidad.

Muchas mujeres en la actualidad, a pesar de la amplia difusión de la importancia de la citología, siguen negándose a realizársela, ya sea por miedo, dolor, vergüenza o por considerarla innecesaria, ignorando el gran valor preventivo que posee. Y es más alarmante aún que muchas de las mujeres que sí se la realizan nunca regresan a traer los resultados, es común escuchar que esperan que los centros de salud las llamen o las busquen al tener malos resultados, pero olvidamos que la población que se atiende es alta, se puede extraviar o traspapelarse. En fin, tampoco estas mujeres comprenden su importancia.

Mucho se habla del dolor que provoca la toma de la citología, pero lo que molesta o duele a veces es la introducción vaginal del instrumento llamado espéculo, que sirve al médico para observar el cuello uterino. Lo importante es que la paciente esté tranquila y relajadas en ese momento. Piense que dedicar pocos minutos a la realización de esta prueba puede hacer la diferencia entre largos años de calidad de vida con su familia, o separarte de ellos tempranamente.

Recomendaciones

• No tener relaciones sexuales 24 horas antes del examen.

• No usar duchas vaginales ni cremas antes del estudio.

• No estar menstruando.

Artículo anterior

6 posturas de yoga para tonificar glúteos y piernas

Artículo siguiente

SEÑALES DE UNA RELACIÓN DESTRUCTIVA

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.