EspecialidadesPatología

CONOCE EL REMEDIO CASERO PARA PROTEGER LA VOZ

Se calcula que un 30% de la población usa la voz como herramienta de trabajo. Y la mitad de ellos sufren alteraciones
 

Alrededor de uno de cada tres adultos usa su voz como principal herramienta de trabajo: docentes, empleados de atención al público o trabajadores de call centers, actores, cantantes, locutores y la lista sigue. Las estadísticas indican también que la mitad de ellos consulta en algún momento a un especialista por alteraciones derivadas, en la mayoría de los casos, del mal uso y el sobreesfuerzo.

Las patologías más frecuentes son los nódulos, el pólipo, el quiste, el edema, que son todas afecciones que se producen por impacto de los pliegues vocales. El resultado siempre es un cambio en la voz. Hay que estar alerta al cambio de la voz

¿Cuándo la esforzamos? ¿Podemos no notarlo?

La sequedad de la garganta es el primer indicio de sobreesfuerzo vocal. Cuando hablamos fuerte, cuando hablamos mucho, cuando usamos musculatura incorrecta para hablar, cuando hablamos muy rápido o no articulamos la palabra. Cuando la voz suena en la garganta y no en la boca. Hay muchas modalidades de mal uso de la voz. Nos damos cuenta que la esforzamos porque la voz cambia. La voz no duele, entonces no hay alerta del límite en el esfuerzo. Un cambio, por mínimo que sea, debería ser el alerta para hacer una consulta temprana con un especialista. Sin embargo, a veces eso no pasa hasta que el dolor o la alteración están casi instaladas.

Para tener en cuenta: una disfonía que dure más de dos semanas sin estar relacionada a una gripe o una laringitis tiene que ser motivo de consulta al especialista, destaca la fonoaudióloga.

¿Puede darse en chicos?

Sí. Ellos tienen las mismas patologías que los adultos. Hemos tenido casos de niños de 3 años con nódulos en sus cuerdas vocales porque gritan mucho, hacen esfuerzo vocal, porque en las escuelas hay modelos de comunicación alterados, de sobreesfuerzo vocal. Si tengo un docente que se la pasa gritando, eso hace que el niño se identifique con ese modelo de comunicación. Hay que cambiar la forma en que nos comunicamos.

¿El daño es reversible?

Absolutamente. En la actualidad existen técnicas de rehabilitación de terapia de voz que cuentan con evidencia científica acerca del efecto que hay sobre la modificación de lo que pasa en los pliegues vocales por un lado, y los mecanismos que produjeron ese trastorno. Es decir, nosotros trabajamos desde el cambio en el comportamiento en el uso de la voz y desde el cambio en la biomecánica de la vibración de los pliegues vocales. La voz se produce por un aire que estimula la vibración de las cuerdas vocales. En esa vibración hay un impacto natural, ahora si ese impacto es mayor –por el esfuerzo- es donde aparece la inflamación. Las lesiones remiten con tratamiento. Este cambio de hábito dependen de la conciencia, el entrenamiento y la disposición del paciente de querer cambiar lo que le está produciendo el daño vocal.

¿Y los remedios caseros sirven?

El mejor y el único remedio casero para prevenir y proteger la laringe y las cuerdas vocales es el agua. Hay que tomar dos litros por día y relacionar la ingesta con el uso de la voz. Si yo sé que voy a usar la voz de forma continuada durante un tiempo prolongado, tengo que tomar agua antes, durante y después del uso de la voz. El agua tiene dos efectos importantes: a nivel metabólico hay una de las capas de la cuerda vocal que tiene alto contenido de colágeno y requiere del agua. Por otro lado, el acto de tomar relaja la laringe y evita la rigidez de la musculatura. Ni miel, ni jengibre, ni otros remedios caseros. Sólo gárgaras con agua. Y si son productos medicinales, que sean indicados por un profesional médico.

Artículo anterior

¿SIRVE TOMARSE UN TIEMPO?

Artículo siguiente

EL EJERCICIO REDUCE EL RIESGO CARDÍACO EN PERSONAS CON ANTECEDENTES FAMILIARES

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.