EspecialidadesReumatología

CÓMO PREVENIR LA OSTEOPOROSIS

Conoce las causas, los factores de riesgo, y cómo puedes prevenir su aparición
 

Podríamos dividir los tipos de osteoporosis existentes en dos grandes grupos: osteoporosis primaria y secundaria. Veamos sus características con detalle:

Osteoporosis primaria

Involutiva o senil (en general, la fractura más frecuente es la vertebral):

Tipo I o postmenopáusica (mujeres de 51-75 años): las fracturas más características son las vertebrales y las del segmento distal del antebrazo o muñeca (denominadas fracturas de Colles)

Tipo II (mujeres y varones de más de 70 años): las fracturas más características son las de cuello femoral o cadera, extremidad proximal del húmero u hombro, las de la tibia y la pelvis.
Idiopática: característica de personas jóvenes; no se conoce la causa. Afecta por igual a ambos sexos, y se caracteriza por la aparición brusca de dolor óseo y fracturas ante mínimos traumatismos.

Osteoporosis secundaria

Favorecida por factores alimentarios (dieta baja en calcio o problemas en la absorción del mismo).
Enfermedades endocrinológicas (diabetes mellitus, hiperparatiroidismo o hipertiroidismo).
Enfermedades metabólicas (intolerancia a la lactosa).
Amenorrea o falta de la menstruación (deportistas o anorexia nerviosa).
Enfermedades genéticas.
Uso prolongado de determinados fármacos.

Existen una serie de recomendaciones que pueden evitar o retrasar la aparición de la osteoporosis y disminuir el riesgo de que se produzcan fracturas. Estas son las medidas de prevención de la osteoporosis más efectivas:

Nutrición adecuada: es necesario tomar alimentos que contengan calcio y vitamina D, como la leche y derivados lácteos. En ancianos, en los que el aporte dietético suele ser ineficaz, y además salen poco a la calle, se recomienda su administración en forma de suplementos. Evitar el consumo excesivo de tabaco o alcohol.

Ejercicio físico: es importante mantener una vida activa, evitando en la medida de lo posible la inmovilización. Una actividad física razonable, adaptada a la edad y características de la persona, incrementa la coordinación y potencia los músculos y el equilibrio. Conviene caminar diariamente (al menos 20 minutos al día), realizar ejercicios suaves como montar en bicicleta, nadar o subir escaleras

Prevenir caídas: algunos trucos que pueden disminuir el riesgo de caídas son: utilizar un calzado adecuado y que sea cómodo, solucionar los problemas de vista (especialmente en personas ancianas), iluminar bien las diferentes estancias de la casa, evitar obstáculos (determinados muebles, alfombras), utilizar medidas de apoyo para entrar en la bañera.

Realizar una densitometría de forma periódica: con frecuencia no inferior a dos años, sobre todo en mujeres con factores de riesgo (tras la menopausia, mayores de 50 años, con antecedentes familiares, o aquellos pacientes que toman corticoides de forma crónica).

Existen protectores de cadera, de nylon reforzado, con forma de caparazón. Se sujetan al cuerpo mediante un soporte elástico (ropa interior adecuada). En caso de caída dispersan las fuerzas que se producen sobre la zona de la pelvis, disminuyendo así el riesgo de fracturas. Están indicados sobre todo en ancianos.

Artículo anterior

7 RAZONES POR LAS QUE NO PIERDES GRASA EN EL VIENTRE

Artículo siguiente

¿CUANTO DURA UN GERMEN EN EL AIRE TRAS UN ESTORNUDO?

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.