EspecialidadesTraumatología

Cómo cuidar la salud de la espalda

Cuando vamos a levantar algo del suelo, si pasamos muchas horas sentados en la misma posición o tenemos que trabajar de pie todo el día, estas son acciones que dañan o perjudican a la columna vertebral
 

Por eso te contamos: ¿cómo podemos cuidar la salud de la espalda?

La espalda es un área muy importante de nuestro cuerpo a la que no solemos prestarle la debida atención. Hoy descubriremos algunos consejos que nos ayudarán.

Comprendiendo el funcionamiento de la espalda

La espalda acumula las tensiones que ejercen los trabajos intensos o las malas posturas.
No hace falta explicar que la columna vertebral es nuestro sostén y equilibrio, por ello resulta vital cuidarla. Para ello, es necesario comprender que está formada por diferentes sectores, cada uno con sus características:

Cervical: está formada por siete vértebras que comienzan en la base del cráneo y se extienden hasta la altura de los hombros. Tiene forma convexa y puede ejercer diferentes movimientos, es lo que más suele dañarse con las malas posturas o el trabajo en el ordenador.

Dorsal o torácica: está compuesta por doce vértebras que van desde los hombros hasta la cintura, ocupando casi toda la espalda. Es de forma cóncava y tiene menor movilidad que la anterior.

Lumbar: tiene cinco vértebras y se coloca en la parte inferior de la espalda. Es de forma convexa y es una región muy vulnerable, ocupando el segundo lugar de las consultas actuales.

Sacra: compuesta por cuatro vértebras, las cuales están soldadas formando el sacro. En el extremo final de la columna se ubica el cóccix.

La postura ideal de la espalda es: cabeza alineada con la pelvis, los hombros se relajan y quedan en línea, el pecho se abre hacia adelante y hay una pequeña curva en la zona lumbar, el abdomen queda plano, las rodillas no reciben tensión y el peso del cuerpo va directo a los empeines de los pies.

Posturas ideales para la salud de la espalda

Para evitar que nos duela la espalda y cuidarla lo máximo posible, es necesario que respetemos algunas posturas. Estas no deben ser forzadas, sino que deben respetar al organismo y la forma de la columna, así como también los movimientos que puede hacer cada vértebra para no forzarlas.

Los movimientos bruscos, las posturas artificiales y mantenerse en la misma posición durante horas es muy malo para la espalda. Esto trae como consecuencia lumbalgias, contracturas y tirones.

Al levantar peso

La postura que ejercemos al levantar peso influye en la tensión de la columna vertebral.
Cuando queremos tomar algo del suelo (ya sea un bolso, algo que se cayó, alzar a un niño, etc.) solemos bajar la cabeza, dejando la espalda perpendicular al piso. Esto es incorrecto y no nos ayuda a cuidar la salud de la espalda.

La mejor manera para coger pesos del suelo es flexionar las rodillas y mantener la columna lo más erguida posible en relación con la cabeza.

Al incorporarte, hazlo lentamente, nunca de golpe, estirando de a poco las piernas. Cuando tomes el objeto con las manos, sujétalo al pecho flexionando los brazos, nunca separados del torso.

Al dormir

Puede que te levantes por la mañana con dolor de espalda o cervicales y eso se deba a que estás durmiendo en una postura incómoda o que has mantenido la misma posición toda la noche.

Para poder cuidar la salud de la espalda y descansar mejor, se recomienda optar por la posición “tronco”, es decir, hacia un lateral, con piernas y brazos bien estirados.

Si sueles dormir la siesta, respeta esto también, evita tumbarte sin usar almohada. También puedes usar un cojín para colocar debajo de las rodillas.

Al trabajar

Cuando estamos sentados durante largos periodos, debemos tomar una postura cómoda para la espalda.
Si bien es cierto que hay puestos que requieren mayores o menores esfuerzos, siempre hay que prestar atención a cómo nos sentamos, paramos, caminamos, etc., para cuidar la salud de la espalda.

En los empleos de oficina, con un escritorio y un ordenador, es necesario mantener la espalda recta, usar una silla anatómica y dejar las articulaciones a un ángulo de 90°. La cabeza debe quedar en una postura de manera tal que los ojos se sitúen en el borde superior de la pantalla.

En los trabajos donde se requiere estar todo el día de pie, usar calzado cómodo, tratar de descansar cada ciertos intervalos y no encorvar la espalda para atrás ni para adelante.

Si se deben levantar pesos o hacer esfuerzos, siempre conviene tener el equipo adecuado que proteja la columna vertebral.

A pesar de todos estos consejos también te recomendamos que intentes realizar una rutina de estiramientos cuando te levantes de la cama, evites utilizar tacones, cuides tu alimentación y asistas a un buen masajista cuando lo necesites.

También, aprovecha las pausas del trabajo para realizar algunos estiramientos. Sin duda alguna, todo esto marcará una gran diferencia. Cuidar la salud de la espalda no es tan difícil como pueda parecer.

Artículo anterior

Primeros auxilios en un ataque cerebrovascular

Artículo siguiente

Beneficios del bicarbonato de sodio en el ejercicio

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.