EspecialidadesNutrición

7 RAZONES POR LAS QUE NO PIERDES GRASA EN EL VIENTRE

Una dieta adecuada acompañada de ejercicio físico regular es la combinación perfecta para lograr reducir la acumulación de grasa del vientre, ganar en salud y lucir una mejor silueta
 

Queremos ayudarte en este propósito: perder grasa del vientre es posible y vamos a enseñarte cómo.

¿Lo sabías? Hay 7 razones por las que no logramos perder grasa del abdomen

1. Aún consumes demasiados alimentos procesados

Podemos seguir una dieta y seguirla fielmente. Podemos incluso cumplir la tabla de ejercicios que nos han recomendado y sin embargo… ¿Qué es lo que estamos haciendo mal para que tanto esfuerzo no se note en nuestro abdomen?

Una de las principales razones está en todo ese surtido de alimentos procesados que aún consumimos: el pan blanco, las galletas saladas y las patatas fritas, el azúcar refinado, las bebidas con gas o con edulcorantes

Recuerda este dato: la grasa del vientre está asociada con la inflamación, por lo que comer demasiados alimentos procesados dificultará de forma importante el poder perder grasa del vientre.

2. Piensas que debes eliminar de tu dieta “todo” tipo de grasas

Hay personas que lo hacen, que se dicen a sí mismas aquello de “nada de grasas” y eliminan de su dieta gran parte de esos alimentos que, en realidad, sí le ayudarían a quemar la grasa del vientre.

Hay grasas buenas, las grasas monoinsaturadas. Estas tienen efectos antiinflamatorios y nos ayudan a cuidar del corazón y a mejorar nuestro peso.

No lo dudes ni un momento, y añade a tu dieta:

Aceite de oliva
Aguacates
Nueces
Semillas de girasol
Pescados grasos (como el salmón)

3. Puede que no estés haciendo los ejercicios correctos

En ocasiones no basta con salir a caminar media hora, con ir nadar, a bailar, hacer yoga

Todas estas rutinas son saludables pero, en realidad, no nos obligan a trabajar esas “áreas claves” que se localizan en nuestros abdominales, la pelvis, la espada

Debemos tomar conciencia de que para perder grasa del abdomen se necesita algo más de esfuerzo, de ahí que sea necesario seguir unas tablas de ejercicio muy concretas para tal fin.

4. Sufres mucho estrés

Este dato es importante, porque no todo el mundo lo considera, lo tiene en cuenta y lo atiende.

Puede que sigamos a pies juntillas esa fabulosa dieta que nos han recomendado, que vayamos al gimnasio y que un entrenador nos explique qué ejercicios debemos hacer para conseguir un vientre plano y perfecto como una tabla de planchar.

Sin embargo, nada funciona. ¿A qué se debe?

Toda fuente de estrés largamente mantenida en el tiempo altera nuestro metabolismo y aumenta el nivel de cortisol en sangre.

A mayor nivel de cortisol corremos el peligro de que se eleve el nivel de grasa visceral y que esta se adhiera con mayor facilidad…

6. Duermes poco

Recordemos otro dato, “instalemos” en nuestro cerebro esta información vital: dormir menos de 6 horas nos quita vida, salud y bienestar psicológico.

Aún más, si pasamos entre 2 o 3 meses seguidos durmiendo entre 6 o 5 horas diarias, no solo no lograremos reducir el volumen de nuestra cintura, sino que, además, corremos el riesgo de subir de peso y de desarrollar diabetes.

7. ¿Tiene tu cuerpo forma de pera?

Puede parecer irónico, pero tiene su explicación: hablamos de la forma de nuestro cuerpo y de nuestra tendencia genética para acumular grasa en ciertas áreas de nuestra figura.

Hay mujeres que son más delgadas de la parte de arriba: rostro, pecho, brazos… Sin embargo, tienen tendencia a acumular peso en la zona del abdomen y las caderas.

En este caso, y por razones genéticas, es común que nos cueste más eliminar grasa de estas áreas. Sin embargo, “difícil” no es sinónimo de imposible.

Claves para perder grasa en el vientre y conseguir mayor firmeza

Lo señalábamos al inicio: conseguir un vientre firme, liso y con menor volumen de grasa requiere cambiar muchos hábitos de nuestra vida

Ahora bien, para lograr esta metamorfosis, lo ideal es promover primero el cambio en nuestra propia mente.

Así, frases simples que podemos decirnos en el día a día son: “estoy perdiendo peso” (en lugar de “quiero adelgazar”) o “estoy orgulloso por los esfuerzos que estoy haciendo” (en lugar de “voy a esforzarme”).

Con estas sentencias ponemos en énfasis la acción presente y el resultado deseado y no el simple proceso, ese que a veces descuidamos o se nos escapa.

Si bien llevar una dieta equilibrada desempeña un papel fundamental a la hora de lucir un vientre plano, también es importante hacer ejercicio y evitar determinados alimentos que nos puedan hinchar

Toma nota ahora de recomendaciones que te ayudarán a lograrlo, son algunos cambios sobre los que debemos mentalizarnos ahora mismo:

Empieza el día con un vaso de agua tibia con limón. Durante la jornada toma infusiones de salvia.
Consume fibra soluble, reduce el consumo de carbohidratos refinados y no te saltes ninguna comida del día.

Elimina de tu dieta el alcohol y las grasas “trans”. Sustituye estas últimas por las monoinsaturadas y aumenta el aporte de proteínas.

Gestiona el estrés, realiza ejercicios aeróbicos y también de resistencia.

Duerme entre 7 y 9 horas diarias.

Consume pescados como el salmón, la caballa, el arenque, las sardinas

Consume alimentos probióticos que cuiden de tu flora intestinal

Sigue tu dieta y estos consejos en compañía de otra persona.

Artículo anterior

CINCO CONSEJOS PARA FORTALECER LA MEMORIA

Artículo siguiente

CÓMO PREVENIR LA OSTEOPOROSIS

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.