En FormaFitness

¿Quieres entrenar en invierno y eres asmático? Sigue estas recomendaciones

Tener un buen control del asma es fundamental para cualquier actividad física, y para ello es muy importante la valoración por parte de un médico especialista
 

Actualmente, nadie pone en duda que la práctica de ejercicio físico es uno de los pilares fundamentales para conseguir una mejora sustancial en nuestra salud, pero en personas que padecen asma puede originar dudas acerca de los efectos sobre dicha enfermedad.

El asma es una afectación a nivel pulmonar que se caracteriza por un estrechamiento de la vía aérea de forma transitoria y reversible. Esta alteración va a originar dificultad para el paso de aire, con sensación de ahogo, opresión al respirar, accesos de tos seca y ruidos en el pecho (sibilantes). Una vez superado el episodio, el estrechamiento desaparece y la persona vuelve a encontrarse bien. Cada uno de los episodios de estrechamiento bronquial se denomina crisis asmática.

Dentro de los estímulos que la pueden desencadenar, encontramos principalmente alérgenos como los pólenes, los animales o los ácaros del polvo; determinados irritantes inhalados, como pueden ser el tabaco y la contaminación, o situaciones como la exposición al aire frio o el mismo ejercicio físico (asma inducida, por el ejercicio físico). En este último caso, solo se presentan síntomas asociados al esfuerzo físico y generalmente tras la realización del mismo.

Existe la creencia de que quien padece asma no puede realizar actividades deportivas. Esta afirmación no solo es falsa sino que, además, la práctica de ejercicio aeróbico de manera regular es muy beneficiosa para los asmáticos, llegando a permitirles mejorar el control sobre su enfermedad con menos cantidad de medicación. Probablemente, esta falsa creencia se deba a que el asma puede llegar a producir un aumento de síntomas durante el ejercicio, especialmente si este es de alta intensidad, como el ‘running’. También puede ocurrir un agravamiento de los síntomas de asma en aquellas personas que no están bien controladas en su enfermedad o, como he comentado antes, si padecen asma inducida o desencadenada por el ejercicio físico.

Ninguno de estos motivos debe representar una barrera para la práctica del deporte. No obstante, es importante llevar el control adecuado y seguir una serie de recomendaciones.

Recomendaciones generales:

Tener un buen control del asma y cumplir el tratamiento preventivo pautado por su médico.

La persona con asma debe estar sin síntomas antes de iniciar el ejercicio físico. No salir a correr si está mal controlada o en mitad de una crisis.

Siempre que salga a correr, debe llevar la medicación de rescate para aplicársela en caso de aparecer señales de asma.

Es muy recomendable hacer ejercicios previos de calentamiento y estiramientos, ya que producen un efecto broncodilatador que previene la aparición del asma inducida por el ejercicio físico.

Adquirir forma física de manera paulatina y progresiva para evitar crisis de asma.

Mejor practicar ejercicio en condiciones climáticas adecuadas (peor en días fríos, lluviosos, de viento, alta contaminación, polvorientos o con alta concentración de pólenes).

El aire frío es un potente inductor de asma, por lo que es aconsejable cubrir bien la boca con una bufanda y respirar de forma adecuada.

Nunca se debe llegar al ejercicio extenuante, y este debe interrumpirse con la aparición de los primeros síntomas asmáticos.

En la actualidad, los deportistas con asma pueden utilizar la medicación indicada por su médico sin miedo al dopaje, siempre que acrediten su condición de asmático y se utilicen los fármacos autorizados por las autoridades deportivas.

Tener un buen control del asma es fundamental para cualquier actividad física, y para ello es muy importante la valoración por parte de un médico especialista que determine la gravedad de su enfermedad, la intensidad del ejercicio que puede realizar y el tratamiento que precisa tanto preventivo como de rescate en caso de crisis.

Artículo anterior

Las 5 cosas que nunca deberías cambiar de ti mismo después de haber cumplido los 40

Artículo siguiente

¿Puede perjudicar el porno a nuestra salud sexual?

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.