En FormaMétodo PilatesYoga

En qué se diferencian y en qué se parecen el yoga y el pilates

Es una escena que se repite a diario en centros de pilates y yoga de todo el mundo, a los que acuden personas de todas las edades siguiendo recomendaciones de amigos o que sienten algunas molestias en sus cuerpos
 

Creen que cualquiera de las dos disciplinas va a ser de ayuda, al fin y al cabo ambas se basan en movimientos y posturas, pero no tienen tan claro cuál de las dos escoger.

Son dos disciplinas en las que tienes que implicar el cuerpo y la mente, aunque desde una perspectiva muy diferente

El propósito del yoga es encontrar una unión en la que intentas llegar a la mente a través de tu cuerpo. Se sirve de los movimientos para conocerte mejor, profundizar en tu interior a través de la concentración y de la meditación

Pilates, en cambio, es como una gimnasia especializada en la que se trabaja la fuerza, la flexibilidad y sobre todo el control corporal

¿QUÉ ES PILATES?

Pilates es una forma de ejercicio que permite desarrollar la fortaleza de los músculos del tronco, aumentar la flexibilidad y mejorar la postura de tu cuerpo.

Esto se logra a través de una serie de ejercicios de estiramiento.

Con el paso de los años, ha evolucionado y se pueden realizar utilizando el concepto de máquinas inventado por Pilates (el reformador, el barril, la silla o el trapecio) o en el suelo sobre una colchoneta.

Pilates es recomendado para prevenir lesiones.

El yoga es una ciencia milenaria que nace en la India que nos muestra que no somos únicamente un cuerpo o una mente, también somos emoción y espíritu

El yoga y pilates se han popularizado en occidente en las últimas décadas.

Combina esos cuatro aspectos y si vemos el Hatha Yoga, que es el más común e integral, alcanza una profundidad física con énfasis en posturas, la respiración y la relajación

Caminos diferentes

Si bien con el paso de los años el yoga ha ido evolucionando hasta el punto que hoy en día se pueden encontrar diferentes versiones o estilos, el concepto básico sigue siendo el mismo: El bienestar y la prosperidad física, mental y espiritual del hombre como un todo

Pilates creó su metodología como una manera de controlar el cuerpo.
Toca el lado espiritual y personal de cada uno, escuchar tu interior y no dejarte llevar por lo superficial y lo externo

Pilates se enfoca más en el aspecto físico de la relación entre cuerpo y mente.

Aquí la mente lo que hace es reeducar tus posturas, aprender los patrones para realizar los movimientos correctamente y los vas interiorizando a medida que vas haciendo la sesiones

¿Yoga?

La práctica del yoga hoy en día es muy diferente a cómo se hacía hace mil o incluso, hace 100 años
Nunca ha habido una única tradición monolítica del yoga
Antes del siglo XX, las posturas físicas eran mucho menos populares

El entrenamiento de pilates se basa en máquinas mientras que el yoga utiliza el propio cuerpo.
Además, pilates se basa principalmente en las máquinas que desarrolló su propio creador, mientras que el yoga utiliza el recurso de tu propio cuerpo

Otra diferencia es la manera en la que se utiliza la respiración, una normal en el caso del yoga y una abdominal en el caso de pilates.

Puntos de encuentro

Aunque nacen y se basan en conceptos diferentes, yoga y pilates también ofrecen algunas similitudes, en especial por la evolución que han sufrido y las alternativas que van apareciendo en un mercado en el que la oferta de entrenamientos aumenta cada año.

Es así que no resulta tan extraño observar sesiones con tipos de yoga que utilizan máquinas u otro tipo de herramientas o prácticas de pilates en una estirilla en el suelo.

Es más común ver a niños practicando yoga que pilates.

Ninguno de los dos es de impacto ni son agresivos ya que no son entrenamientos aeróbicos, por lo menos en su versión original, “razón por la que los médicos los recomiendan como reparadores fisioterapéuticos

Para qué sirven los distintos tipos de yoga

Hay que establecer el estado mental y emocional. Si padece de ansiedad o depresión, la recomendación será hacer sesiones de yoga, pero si no hay síntomas de algún problema mental, sino más bien físico, será preferible hacer pilates. Pero lo ideal es que se practicaran las dos actividades

Con una lograrás esa paz espiritual que es necesaria para entender tu cuerpo, mientras que la otra te aportará el control necesario para alcanzar los músculos más profundos a través del movimiento

Artículo anterior

Los chakras, puntos energéticos que debes activar

Artículo siguiente

La regla de las 4 R: qué conviene comer para recuperar el cuerpo después del entrenamiento

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.