Psicóloga / Biodescodificación en Rosario / Terapias de Avanzada / EMDR / Florales Terapéuticas Misioneras

UN POCO DE MI Y DE MI CAMINO EN ESTA FILOSOFÍA QUE COMIENZA HACE 34 AÑOS

De nacionalidad argentina, nieta de 4 abuelos foráneos (Alemania, Hungría, Italia). Un martes 18 de enero de 1983, 14:15 Hs, en mi ciudad natal, Rosario, decidí venir a esta tierra. Mis padres, Erico y Mary, junto con mi hermano Martín, esperaban a Franco Domingo, pero…acá estoy, Luciana Gabriela Fuchs.

Mi historia comienza mucho antes de que yo naciese, ya mis ancestros estaban gestando gran parte de la misma. Y si es por describir cómo llegué hasta acá, no puedo hacerlo sino por el principio, o al menos donde yo lo fantaseo. El Universo basto e infinito, no tiene principio ni fin. Tener abuelos inmigrantes, con duelos nunca elaborados, historias dejadas en el olvido, esperando ser rescatadas, me dieron suficiente argumento para ser yo quien fuese parte de la reconstrucción arquitectónica, y eligiese, no tan conscientemente en aquel entonces, mi actual profesión, gran parte de lo que me define hoy en mi ser.

De mis años de escolar, transcurridos todos en el mismo colegio, de pequeña, lo primero que me presentaron fue a Dios, fui todos los domingos a misa, hasta mis 23 años, canté en el coro durante 14, y ya desde mis 12 años comencé a manifestar mi curiosidad por la psicología.

Claro que en mi casa pocas respuestas había, aun en los años 90 seguía siendo un enigma y un tabú muy grande en mi mundo aquellas palabras. Freud era una persona a quien la Iglesia no apoyaba, así que tuve que esperar unos años más para conocerlo. Mediados del año 2000, no sabía qué carrera seguir, algo normal, en el colegio nunca me habían hablado de esos temas, y con 17 años ya tener definida la vocación…no es sencillo.

Mi madre me sugirió hablar con una psicóloga que trabajaba allí, quien me orientó con un test profundo, y me dijo que mi perfil con la psicología era compatible. Allí mi primer cuestionamiento fue que me gustaba la idea, pero no me imaginaba toda la vida trabajando con un paciente a espaldas mías, la sola idea me angustiaba. Me nombró diferentes tipos de orientaciones (yo sólo sabía de la existencia del psicoanálisis) y me gustó la imagen que se me formó.

Comencé mis estudios universitarios, transcurrieron años muy lindos para mí, la escuela no fue mi mejor lugar, si bien siempre me gustó que me fuese bien, no entendía con el cuerpo muchas de las cosas que me daban. Hoy entiendo que es porque lo que enseñaban no tenía mucho de atractivo, aprendo mucho haciendo, y el sistema lecto- escrito no me conmueve como el kinestésico.

Con años de terapia psicoanalítica, Stella Maris, quien me ayudó mucho en mis primeros pasos de autoconocimiento, una decodificadora sin saberlo que lo era. Un gran referente en la psicología, con mucho afecto me acompañó 6 años.

Ya recibida, felizmente, en la UNR (17 de Diciembre de 2008) comencé mi desarrollo. Mis primeros pasos en un equipo de crisis, con asistencia domiciliaria en urgencias emocionales, 4 años de recorrido, una guardia semanal de 24 hs. Muy enriquecedor ver el escenario, tener mayor contacto con lo real, que no existe porque siempre es subjetivo, pero poder presenciar otorga la posibilidad de pasar la teoría a la práctica, quita tabúes, otorga mayor empatía. Como terapeuta no se sabe hasta dónde uno llega en cada persona, soltar es parte de esto, el fin no es directamente saber el  resultado, sino que cada uno encuentre su camino de paz, aunque yo no lo sepa nunca.

Tuve muy pronto mis primeros clientes/pacientes, y en esos tiempos comencé a sentir que necesitaba ampliar mi formación. En muchos casos comencé a necesitar más herramientas.

Para entonces, había oído hablar de otras corrientes, Gestalt, terapias cognitivas, Programación Neurolingüística, pero sin ahondar, comentarios, y muchas veces negativos y sin argumentos de quienes criticaban.

En una supervisión alguien nombró la terapia de avanzada de EMDR, y cuando investigué quedé en trance, encontré mucho de lo que me venía diciendo, “tiene que haber técnicas con protocolos comprobados, ejercicios prácticos que no queden en la teoría, psicología que se pueda aplicar, que dé respuestas”. Ahorré, y viajé a Buenos Aires en Mayo 2012. Una técnica descubierta por Francine Shapiro, difundida de forma pionera en nuestro país por Raquel Ferrazzano de Solvey y Pablo Solvey , dos médicos psiquiatras, homeópatas y precursores de terapias neurológicas de integración cerebral y otras  basadas en energía (terapiasdeavanzada.org página oficial)

Un paso más en este camino, EMDR es un reprocesamiento de traumas de diferentes índoles, basada en los movimientos REM del sueño. Permite gestionar de forma veloz, ya que los haces cerebrales son más rápidos que el habla. Aquí comencé a sentirme más segura, vi objetivamente resultados, las personas se iban contentas, sorprendidas, y yo supe que era por donde quería ir.

Un año después, haciendo una formación en EFT, conocí la BioNeuroEmoción. Pero antes de escuchar cualquier video de quien fuera mi primer formador oficial, Enric Corbera, un español recién llegado a la Argentina, Rubén, hoy un amigo, me acompañó en un proceso de rinitis alérgica ese mismo día. En una semana pude reconocer los cambios.

La Bioneuroemoción llegó a mí, y yo estuve atenta a la señal. Otro gran vuelco en mi vida, vivencié en mí, algo que intuitivamente sabía que existía, y como cada cosa que hago, primero pasa por mi cuerpo antes de llegar a la clínica.

Escuchando, leyendo, tuve la oportunidad que varias personas me permitiesen conocer cómo se trabaja, la teoría. Mi sensación era de haber encontrado lo que buscaba, como si alguien hubiese podido poner en palabras lo que yo pensaba y pienso.

En octubre de 2013 vino Enric por primera vez a la Argentina, en Rosario, y allí estuve. Al día de hoy sigo formándome, fueron varios niveles que cursé con el Instituto Español de BioNeuroEmoción, Luis Felipe Espinosa, Practitioner y Master en PNLFlorales terapéuticas misioneras, autodidacta en Ho´oponopono.

Año a año mi estilo como terapeuta se hace más integral. Tengo mis propios espacios de desarrollo personal, para mi crecimiento y porque se puede ver mejor cuanta más luz pone uno en la vida propia.

Hoy puedo decir que soy una esponja, tomo de cada cosa todo, un buen maletín de recursos siempre está bien, en cualquier momento todo es usado, cada quien que concurre es diverso, y a mayor flexibilidad mayor adaptación, tengo mi estilo, quizá cada día más transpersonal, usando el campo que va más allá del cuerpo, permitiéndome ser  cálida en el trato, los psicólogos hacemos una tarea solitaria, y el contacto más cercano, amoroso, me hacen más lindos los días. Las bases sólidas permiten ser más creativo, dúctil, pero con argumentos, con seriedad y responsabilidad.

Como terapeuta me considero una acompañante de procesos, y la integración es ya ineludible en mi vida, entiendo al ser humano como una unidad física, mental, espiritual y energética en comunión con el Universo, descubrir eso suele ser una maravilla.

La Bioneuroemoción es un nombre que decide darle Enric Corbera, luego de su propio recorrido, algunos traspiés, y sus experiencias, y llegando a concluir que la Biodescodificación desde su perspectiva y forma de abordaje es más amplia.

La Biodescodificación, desprende de la Nueva Medicina Germánica (NMG), un descubrimiento del querido y honrado doctor Ryke G Hamer, Las leyes biológicas descubiertas por el Dr Hamer explican el origen, el desarrollo y la recuperación natural del fenómeno biológico llamado enfermedad con base en principios biológicos, filogenéticos y ontogenéticos.

De acuerdo a éstas leyes biológicas, las llamadas “enfermedades” no son, como se asume generalmente, el resultado de un malfuncionamiento  del organismo sino más bien “PROGRAMAS ESPECIALES CON SENTIDO BIOLÓGICO” (SBS), creados para ayudar a un individuo durante un periodo de estrés emocional y psicológico.

De allí que quienes comenzaron a protocolizar cómo llevar a cabo en la práctica la NMG, hablando de codificación de los síntomas que nombra el doctor, llamasen descodificación biológica, o Biodescodificación. En sí los nombres tienen mucho que ver con marcas registradas, ya que se van sumando improntas que renuevan todo el tiempo.

La Bioneuroemoción tiene un gran distintivo, que no disimula, y transmite, el impacto que tiene el campo cuántico en las vidas, se usa como gran respaldo UCDM (Un curso de Milagros), integra el ser humano con la creación, difunden a Carl G Jung, se trabaja con constelaciones amorosas, psicogenealogía, y se usa claramente PNL .

¿QUE TRABAJA LA BIONEUROEMOCIÓN?

Empezar un proceso terapéutico es una decisión. Nadie puede decirnos cuándo. El lugar o la terapia indicada, es la que a cada uno le funcione. Desde el momento que alguien decide abrir su alma, es un instante en el que acompañar amorosamente será un factor casi determinante para que los resultados salgan a la luz.

A veces los miedos, los prejuicios, una mala referencia, retrasa la decisión del consultante.

Un primer encuentro despeja las dudas, se toma contacto y se puede sentir y experimentar si el estilo agrada, si resuena que es lo que se está buscando, ya que al trabajar y conocer las metodologías, protocolos, el inconsciente aflora, o no, ya que es con quien trabajaremos, y es una instancia delicada. Allí está el reservorio de toda la información que necesitamos.

Síntomas físicos, emocionales, crisis vitales, angustias, depresiones, ataques de pánico, fobias, ansiedades. Traumas de violencia, abusos, dificultad en relaciones sociales, con vínculos amorosos. Para desarmar patrones, creencias, historias repetidas como: , elecciones de parejas patológicas, dificultades para superar duelos, situaciones económicas irresueltas.

Los diferentes traumas, o situaciones vividas emocionalmente de forma negativa, muchas veces no se sienten en el momento las consecuencias, quedan como algo latente en el cerebro, con posibilidad de activarse o no en el tiempo. Esto dependerá si en alguna ocasión se revive algo que sea similar o igual en algún sentido (sentimiento, aroma, colores, personas, sonidos…) Cuando se activan nos indica que algo no estaba sanado en aquellas vivencias en las que ya sentimos física y emocionalmente. De allí con ejercicios guiados se llevan recursos para modificar el sentido, que la información circule en ambos hemisferios, produciendo una integración. Esto produce diferentes efectos, por ejemplo, desbloqueos de miedos, cambios de creencias inhabilitantes. Permitir al terapeuta realizar estas dinámicas, y comprobar cada quien por sí mismo es la mejor forma de vivenciarlo.

Tomando el conflicto que se quiera abordar, se buscan las raíces en el presente, los orígenes más antiguos, se revive cenestésicamente la gestación (hay quienes recuerdan en imágenes, formas, sonidos o sensaciones), y se busca corregir las memorias celulares, para luego abordar el árbol genealógico.

En psicogenealogía, hay muchos datos que se pierden, o no se cuentan. Los síntomas y conflictos nos vienen a reveler esas historias, pero es como un negativo que hay que pasarlo foto. En la transmisión transgeneracional, a través del ADN, de las dialécticas, han quedado grabadas, por eso se puede llegar a la información. Se accede en estados de relajación, con técnicas específicas.

Limpiar, traer luz a la consciencia, liberar, volver a amar, amarse, aprender del pasado, soltar mandatos, reconocer creencias naturalizadas, despegar, evolucionar, pueden ser palabras que resuman el objetivo de las terapias integrativas.

No hay mínimo de sesión, eso se adecua a cada persona. Pero es un proceso, siempre diferente. Las sesiones suelen ser mensuales, esto es porque entre una sesión y otra hay elaboración y autoobservación. En ese lapso hay deuteroaprendizaje, auto-eco-organización. En el encuentro, dependiendo qué quiere resolver la persona, en ocasiones se aumenta la frecuencia, y esto dependerá muchas veces de la urgencia (por ejemplo cuando hay crisis de pánico, el acompañamiento, hasta estabilizar, es más continuo). Algunas personas vienen una vez, y deciden volver cuando lo sienten.

La sesión es altamente vivencial, intensa y profunda, y más aún cuando se comienzan a abrir, porque la conexión es más fácil. Y esto no depende de cuánta terapia previa haya, o conocimientos, o prácticas de actividades espirituales o intelectuales. Es más bien el momento en que cada uno llega, lo que permite que cada sesión sea incomparable.

SERVICIOS

PSICOLOGÍA
BIODESCODIFICACIÓN
TERAPIAS DE AVANZADA
EMDR
FLORALES TERAPÉUTICAS MISIONERAS

UBICACIÓN

Contáctenos

LUCIANA FUCHS
Biodescodificación de las Enfermedades
Móvil: 3416926907 (llamadas, SMS o Whatsapp; cuando no atiendo el teléfono pido por favor me dejen mensaje, a la brevedad respondo)
Facebook: Biodescodificación, Terapias de Avanzada y Florales
Email: lucianagfuchs@hotmail.com

Déjenos su consulta








Artículo anterior

Dra. Patricia R. Perfumo

Artículo siguiente

ZULMA BEATRIZ RODRIGUEZ

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.