BellezaCuidado del Cuerpo

5 remedios para el espolón calcáneo

El espolón calcáneo es un crecimiento óseo en la parte inferior del talón
 

Aunque no siempre causa síntomas, a veces puede detonar dolor y otras molestias. Descubre cómo mejorarlo con remedios naturales.

Hay algunos remedios para el espolón calcáneo que pueden prepararse a partir de ingredientes naturales. Si bien, es importante seguir las opciones terapéuticas recomendadas por el médico, este tipo de complementos pueden ser útiles para paliar el dolor y la hinchazón.

El espolón calcáneo es un crecimiento óseo que se da en la parte inferior del talón, dirigiéndose hacia el arco del pie. A menudo va de la mano con la fascitis plantar, una dolencia que produce inflamación en la parte inferior del pie. Aunque para algunos es asintomático, a veces produce un dolor difícil de sobrellevar.

5 remedios para el espolón calcáneo

Los remedios para el espolón calcáneo que compartimos en el siguiente espacio son alternativas de origen natural que pueden complementar el tratamiento de esta condición. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la mejor forma de reducir el malestar es disminuir el peso corporal para mitigar la presión sobre el espolón.

Asimismo, se recomienda el uso de zapatos cómodos y plantillas ortopédicas, diseñadas específicamente para minimizar el dolor y corregir la calcificación ósea. Considerando lo anterior, veamos en detalle los otros remedios que se pueden tener en cuenta.

1. Compresas frías

El frío ayuda a reducir la inflamación y el dolor asociados al espolón calcáneo.
La aplicación de compresas frías es uno de los remedios para el espolón calcáneo más conocidos. Resulta muy beneficioso cuando la condición cursa con hinchazón y dolor. El frío ayuda a disminuir la inflamación del tejido afectado del talón.

¿Qué debes hacer?
Para empezar, envuelve algunos cubos de hielo en un paño y aplícalos sobre el espolón.
Déjalo actuar unos 10 o 15 minutos y descansa.
Si es necesario, repite la terapia 2 o 3 veces al día.
También puedes realizarla después de caminar mucho o hacer actividad física. Así evitas la aparición del dolor.
2. Baño con sales de Epsom

Las sales de Epsom (sulfato de magnesio) pueden ayudar a combatir el dolor en los pies al tener un ligero efecto analgésico y antiinflamatorio. Su uso mediante baños resulta bastante relajante y puede paliar las molestias derivadas del espolón.

¿Qué debes hacer?
Agrega un par de cucharadas de sales de Epsom en un barreño con agua tibia.
Luego, sumerge los pies durante 15 o 20 minutos.
Repite el tratamiento todos los días o cuando sientas dolor.

3. Remedios para el espolón calcáneo: Cataplasma con jengibre

Este tradicional remedio puede ser aprovechado por su potencial antiinflamatorio y analgésico.
El gingerol, principal compuesto activo del jengibre, tiene un efecto antiinflamatorio y analgésico que contribuye a calmar varios tipos de dolencias. En este caso en particular, es muy beneficioso, ya que ayuda al alivio de la fascitis plantar derivada del espolón calcáneo.

¿Qué debes hacer?
Prepara una infusión concentrada de jengibre, añadiendo un trozo de la raíz en agua caliente.
Pasados unos 15 minutos, cuela la preparación.
Seguidamente, comprueba que la temperatura es soportable para la piel, empapa una gasa con el líquido y aplícala sobre el talón afectado.
Déjalo actuar 10 minutos y descansa.
Puedes aplicarlo 2 veces al día, todos los días.

4. Masaje con aceites esenciales

Los aceites esenciales son uno de los remedios para el espolón calcáneo más efectivos. Debido a su capacidad terapéutica, pueden minimizar la tensión y el dolor en el talón. Además, dado que reactivan la circulación, también contribuyen a combatir directamente la inflamación.

¿Qué debes hacer?
Combina unas 6 gotas de aceite esencial de árnica con 6 gotas de aceite de manzanilla y una cucharada de aceite de oliva o almendras.
Posteriormente, frota los aceites en la zona afectada con un suave masaje.
Cuando el producto se absorba por completo, descansa.
Si es necesario, repite su uso 2 veces al día.

5. Tintura de semilla de aguacate

Al mejorar la circulación saguínea, el aguacate puede ser utilizado para este tipo de patologías.
La tintura de aguacate es un remedio natural con propiedades antiinflamatorias. Su aplicación externa mejora la circulación en los pies y disminuye la presión causada por el espolón y la fascitis.

¿Qué debes hacer?
Para empezar, ralla una semilla de aguacate.
En seguida, mézclala en un frasco con 500 ml de alcohol y dos piedras de alcanfor.
Deja reposar la solución unos 20 días, removiendo todos los días.
Pasado este tiempo, remoja una gasa con la tintura y aplícala en la zona dolorida.
Cúbrela con un vendaje y déjala actuar toda la noche.
Repite su aplicación hasta sentir una mejoría.

¿Te está aquejando esta dolencia? Elige alguno de los remedios mencionados y comprueba sus beneficios. Recuerda consultar a tu médico de confianza si el dolor es persistente o severo.

Artículo anterior

7 beneficios que obtienes gracias a la meditación

Artículo siguiente

Aromaterapia como medicina alternativa

Vida Sana Redacción

Vida Sana Redacción

Portal líder en salud para la comunidad de Latinoamérica y España. Nuestro objetivo primordial es brindar información saludable de calidad, no sólo para la prevención y tratamiento de enfermedades, sino para contribuir al bienestar físico y psicológico desde la infancia a la tercera edad.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.